Terrain et archive

Observatoire de l’archivage des matériaux de terrain des ethnologues

Francisco Campuzano

Informe 2005-2 : Percepción de la figura del parque natural y de los cambios producidos por el desarrollo turístico del pueblo

Image1

En este segundo informe abordamos dos aspectos que han ejercido una notable influencia en el pueblo de Grazalema durante los últimos años. La declaración del Parque Natural Sierra de Grazalema y el vertiginoso desarrollo del turismo. Ambas cuestiones, como se verá más adelante, guardan relación entre sí, porque el Parque ha operado como reclamo turístico al mismo tiempo que las limitaciones y restricciones que operaba sobre su población han servido para demandar medidas compensatorias ante las administraciones públicas que contrapesaran dichos efectos.

Para el análisis de la percepción del Parque se han realizado entrevistas semi-estructuradas a actores locales (empresarios, agricultores, ganaderos, agentes de desarrollo, ecologistas, etc.) y se ha contado con la opinión y experiencia de personas que llevan investigando varios años en el desarrollo local de los Parques Naturales a nivel de toda Andalucía. De especial ayuda ha sido el Plan de Desarrollo Sostenible del Parque Natural de Sierra de Grazalema aprobado en 2004 por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

En lo que respecta al impacto del turismo, nos hemos apoyado en el documento anterior, así como en el Plan de Desarrollo de la Sierra de Cádiz (2003, Asociación para el Fomento de Nuevas Estrategias de Carácter Socio-Económico Sostenible e Integradas de la Sierra de Cádiz, ACEDERSICA). También se han realizado entrevistas semi-estructuradas a vecinos del pueblo, usuarios de servicios turísticos, empleados en la hostelería, empresarios se alojamientos rurales, etc. De gran utilidad ha sido el análisis de un grupo de discusión celebrado en Grazalema en noviembre de 2005 para estudiar la percepción que se tiene del turismo por parte de la población. Dicho grupo de discusión fue organizado por el Instituto de Estudios Sociales Avanzados de Andalucía (IESA) dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en el marco de una investigación de ámbito más amplio sobre el turismo en nuestra región. Agradezco al investigador Ángel Ramirez Troyano haberme facilitado la transcripción de dicho grupo de discusión.

La totalidad del término municipal de Grazalema, escenario en el que Pitt-Rivers realizó su trabajo de campo, forma parte del área que fue declarada Parque Natural por la Junta de Andalucía en 1985. En 1.977 el área del Parque había sido declarada “Reserva de la Biosfera” por la Unesco por sus valores faunísticos, la singularidad de su vegetación y lo escarpado de su relieve. Este parque acoge uno de los escasos lugares del sur de la península donde crece el Abies Pinsapo, conífera considerada como una auténtica reliquia botánica de la edad glacial.

El Parque Natural Sierra de Grazalema, que cuenta con una superficie de 53 mil hectáreas, fue el primero que se creó en Andalucía.

Superficie del área de influencia socioeconómica del Parque Natural

Municipio

Provincia

Superficie municipal (ha)

Superficie municipal dentro del Parque Natural (%)

Participación de cada municipio en la extensión superficial del Parque Natural (%)

Algodonales

Cádiz

13.475

0,3

0,1

Benaocaz

Cádiz

6.982

99

12,9

El Bosque

Cádiz

3.091

46,7

2,7

El Gastor

Cádiz

2.787

24,9

1,3

Grazalema

Cádiz

12.123

100

22,7

Prado del Rey

Cádiz

4.935

13,8

1,3

Ubrique

Cádiz

7.095

60,6

8,1

Villaluenga del Rosario

Cádiz

5.748

100

10,8

Zahara de la Sierra

Cádiz

7.230

90,4

12,2

Benaoján

Málaga

3.186

67,5

4

Cortes de la Frontera

Málaga

17.745

25,4

8,4

Jimera de Líbar

Málaga

2.703

27,8

1,4

Montejaque

Málaga

4.556

100

8,5

Ronda

Málaga

48.058

6,1

5,5

Total

 

139.714

38,2

100

Fuente: Plan de Desarrollo Sostenible el Parque Natural Sierra de Grazalema. Consejería de Medio Ambiente. 2004. pág. 14. (Mapa topográfico de Andalucía 1:100.000 y Cartografía 1:50.000 de los Parques Naturales)

La percepción de la población local de la figura del Parque no ha estado exenta de polémica. Pueden distinguirse dos fases. Una primera estaría marcada por el rechazo y la desconfianza hacia la declaración. Entre las razones de este rechazo estuvo en que la declaración se realizó sin un proceso participativo de la población y con un enfoque principalmente proteccionista. La segunda fase se ha caracterizado por una mayor aceptación de la figura, principalmente porque desde su declaración el turismo rural no ha hecho más que crecer en el pueblo. Sin embargo, este boom turístico, con sus luces y sus sombras, no se ha producido en todos los pueblos del Parque. En este sentido, Grazalema puede considerarse privilegiada. Por este mismo motivo, el cambio de actitud mencionado no se ha producido en todos los municipios del Parque Natural, ni en todos los municipios andaluces afectados por las declaraciones posteriores de Parques Naturales.

Evolución de la población de los municipio del Área de Influencia Socioeconómica

Municipio

1950

1960

1970

1981

1991

2001

Algodonales

8.277

8.161

6.898

5.713

5.752

5.577

Benaocaz

1.447

1.605

592

590

519

662

El Bosque

1.735

2.009

2.010

1.742

1.804

1.868

El Gastor

2.935

2.800

2.829

1.993

2.079

1.926

Grazalema

3.652

3.234

2.555

2.111

2.325

2.230

Prado del Rey

5.098

5.098

4.655

5.072

5.489

5.829

Ubrique

7.748

9.669

13.166

16.322

17.669

17.395

Villaluenga del Rosario

669

689

623

558

509

414

Zahara de la Sierra

2.996

2.954

2.742

1.891

1.591

1.555

Benaoján

2.394

2.280

1.811

1.657

1.593

1.623

Cortes de la Frontera

5.595

5.524

4.468

4.356

3.740

3.442

Jimera de Líbar

1.449

1.229

886

528

423

378

Montejaque

2.307

2.091

1.838

1.237

969

1.008

Ronda

30.962

28.831

30.080

31.383

35.788

34.214

Total

77.264

76.174

75.153

75.153

80.250

78.121

Fuente: Plan de Desarrollo Sostenible el Parque Natural Sierra de Grazalema. Consejería de Medio Ambiente. 2004. pág. 41Instituto Nacinoal de Estadística. Censo de Población.

De hecho, según todos los expertos consultados, que trabajan en temas relacionados con el desarrollo local y con la participación en el entorno de los Parques Naturales, resulta indiscutible que existe una situación de conflicto entre la figura del Parque Natural y la población local relacionada con él. La población del Parque de Grazalema no sería en absoluto una excepción, si bien, como hemos dicho, la población del municipio de Grazalema en particular pudiera tener una visión algo más favorable.

Resulta llamativo que la percepción dominante de la figura de los Parques Naturales sea la de que se trata de un elemento extraño al pueblo impuesto desde fuera que viene a limitar y entorpecer la forma tradicional de hacer las cosas en el medio rural. Esta percepción encaja perfectamente con la distinción que efectuara Pitt-Rivers entre las costumbres del pueblo y las injerencias del Estado.

Si consideramos el conjunto de la población de los municipios que forman el área de influencia socioeconómica, la situación más frecuente es la de desconocimiento e indiferencia ante el Parque Natural, en parte provocada por la escasa participación que ha existido. Para la población que se ve más directamente afectada, las críticas más frecuentes al Parque son que limita al desarrollo económico, que impone restricciones al uso y disfrute del espacio natural y que presenta deficiencias en su gestión. Por su parte, los propietarios de terrenos afectos se sienten discriminados con respecto a propietarios que próximos y critican la arbitrariedad en la delimitación del ámbito del Parque.

En los epígrafes siguientes se abordan los principales aspectos que definen la actual percepción de los Parque Natural de la Sierra de Grazalema, por la población de los municipios que lo integran. La mayoría de estos elementos se dan en el resto de los Parques Naturales de Andalucía.

Uno de los motivos de descontento de los actores locales hacia el Parque Natural es su percepción como un obstáculo al desarrollo. Las razones para sostener esta idea son varias: predominio de una concepción del Parque Natural como espacio de recreo y no de producción, la atención a la flora y la fauna antes que a las necesidades humanas, el Parque como obstáculo para las labores y prácticas agrícolas tradicionales, las trabas burocráticas de la Administración a las iniciativas empresariales, o el agravio comparativo con los territorios circundantes que presentan menos dificultades para su desarrollo.

Se piensa que la marcada vocación recreativa de los espacios naturales limita otros usos del espacio e impide un mejor aprovechamiento de los recursos que generan los espacios naturales protegidos (corcho, setas, tagarninas, etc.). Entre los agricultores y ganaderos existe la idea de que la Oficina Gestora del Parque y el personal de la guardería ambiental centran su actividad en velar por el cumplimiento de una normativa ambiental excesivamente conservacionista y rígida, que apenas cuenta con las necesidades de la población que tradicionalmente ha vivido de los recursos del Parque.

La población local, y en mayor medida los propietarios, valoran la figura del Parque Natural de forma negativa, pues consideran que éste ha frenado sus posibilidades de desarrollo económico porque, o bien tienen que asumir costes adicionales para la protección del medio, o bien no pueden llevar a cabo ciertas prácticas económicas poco sostenibles, como la introducción indiscriminada del regadío, la ganadería intensiva o los cultivos bajo plástico, por poner algunos ejemplos. Esta visión no permite ver la declaración del Parque Natural como un elemento de competitividad adicional, es decir como una oportunidad, sino como una limitación.

También se critica la excesiva burocracia que supone la realización de un número importante de actuaciones sobre el medio. Agricultores y ganaderos, principalmente, muestran una gran disconformidad ante el hecho de que tengan que solicitar permisos, que suponen costosos desplazamientos y una pérdida de tiempo, para realizar actividades que han llevado a cabo desde siempre (poda, quema de rastrojos, desbroces, etc.)

Entre los propietarios de tierras en los Parques Naturales existe un sentimiento de que ellos deben someterse a una normativa que hace que cualquier actuación sea más costosa de lo que sería fuera del espacio protegido para así contribuir a conservar un bien público, pero que no obtienen ningún beneficio por ello ni tan siquiera incentivos que compensen los incrementos de costes derivados de la aplicación de la normativa ambiental.

Las fuentes de conflicto asociadas a la gestión ambiental se centran básicamente en las múltiples limitaciones que el Parque Natural está suponiendo para la población local, que se suman a la escasez de servicios de uso público en el espacio protegido

La población local percibe que la gestión del Parque Natural se basa fundamentalmente en un sistema de denuncias y sanciones impuesto por personal foráneo, sin tener en cuenta la experiencia y conocimiento de la población local. La creación del Parque Natural ha supuesto una limitación a la realización de ciertas actividades productivas informales (recogida de setas, tagarninas, esparto, etc.) que permitían a determinados grupos de población la obtención de algunos medios de vida antes de la declaración, así como ciertos obstáculos para la ganadería y la agricultura, como ya se ha mencionado anteriormente.

Una de las restricciones que origina más rechazo es la derivada de la prohibición de construcciones y carriles dentro del Parque Natural. Las personas que poseen propiedades dentro del espacio natural son las que muestran mayor disconformidad ante el hecho de que no puedan construirse un corral o un habitáculo para guardar el material del trabajo, si bien es cierto que, en algunas ocasiones, dichas construcciones de uso productivo se convierten en construcciones ilegales de uso residencial.

La percepción y uso del espacio protegido es diferente entre la población local y los visitantes. Los habitantes del Parque Natural consideran que han sido excluidos de su propiedad, uso y gestión, y por tanto se sienten agraviados, mientras que los visitantes tienen una visión más patrimonialista y conservacionista de dicho espacio, y lo perciben como un territorio a disfrutar por todos. La gestión del uso público y turístico de los Parques Naturales, en algunos casos, produce cierta insatisfacción entre la población local, en la medida que detecta que se ha primado sobre todo la construcción de instalaciones de uso público y turísticas frente a la provisión de servicios y el control y regulación de actividades. Además, en ciertos casos, la planificación territorial de los equipamientos ha generado ciertos desajustes ambientales y sociales, pues se han concentrado en algunas zonas que están padeciendo una carga turística excesiva en detrimento de otras zonas de los Parques Naturales desaprovechadas en este sentido.

Otro tema de conflicto es la falta de vinculación de la población respecto al Parque Natural, así como el desconocimiento de la utilidad del espacio protegido.

En el caso de algunos Parques Naturales de Andalucía se ha podido observar como los procesos de vinculación social con los espacios protegidos se han deteriorado, y que la población todo lo que espera de la figura legal son ayudas o inversiones externas que generen algunos trabajos eventuales. Es más, si esas ayudas no llegan, se conocen casos de algunos comportamientos individuales agresivos con el medio que han provocado incendios, que han causado males irremediables.

Aunque no es el caso de Grazalema, donde, como se ha señalado, el fuerte desarrollo turístico parece haber justificado ante la población los perjuicios de la declaración del Parque Natural, en algunos Parques Naturales donde las fuentes de ingreso de gran parte de la población tienen escasa relación con los recursos del espacio protegido ello ha favorecido la escasa vinculación de la población con el Parque. Otro tema de conflicto es el desconocimiento de la utilidad del espacio. Una parte significativa de la población local desconoce los objetivos y fines que implica la declaración del territorio de los Parques Naturales. Este desconocimiento produce recelos, y ello contribuye al distanciamiento antes aludido y hace concebir la figura del Parque Natural como algo ajeno e impuesto.

La población percibe que se han limitado actividades económicas informales tradicionales (recogida de setas, espárragos, tagarninas, hierbas aromáticas, etc.), que han pasado a ser restringidas con la declaración del Parque Natural. Además, tras la creación de la figura del Parque Natural, la población local ha visto por primera vez sobre estos territorios a unos agentes de la autoridad medioambiental que limitan lo que ellos consideran sus derechos de uso.

La propiedad privada dentro del Parque Natural se siente atacada. Los propietarios de terrenos afectados por la declaración de Parque Natural piensan que sus derechos como propietarios han sido vulnerados. Muchos piensan que los ecologistas, los políticos y en concreto, la Consejería de Medio Ambiente, tienen una mayor incidencia en las decisiones del Parque Natural que los propios propietarios.

La configuración de la red de espacios protegidos sobre predios mayoritariamente particulares (el 76 % de las tierras del Parque Natural Sierra de Grazalema son de propiedad privada, y en algunos Parques Naturales de Andalucía dicha propiedad alcanza el 98 %), supone una limitación importante en la forma de ejercitar el derecho, así como en las formas de gestión. Esto ha supuesto, que desde el inicio, muchos propietarios se autocalificaran como afectados y crearan asociaciones, algunas de ellas muy combativas con la Administración Ambiental, para frenar lo que consideran una injerencia pública que frena sus posibilidades de desarrollo.

Los propietarios y titulares de derechos de uso de las fincas ubicadas dentro de los límites del Parque Naturale, se sienten en muchos casos, “expropiados” en sus derechos a favor de las instituciones políticas, principalmente la Consejería de Medio Ambiente, así como por los ecologistas, a los que se acusan de un excesivo proteccionismo que impide, en ciertas ocasiones, un mejor aprovechamiento de los recursos del Parque Natural.

La falta de participación se ha señalado en diversas circunstancias, tanto en el proceso de declaración del Parque Natural, como en la gestión posterior del mismo, en la que se afirma que no se tiene en cuenta la opinión de la población local sino que se siguen los criterios de ecologistas y políticos de fuera, agravado por la discrecionalidad y lentitud de tramitación de los permisos que se solicitan en el Parque.

El hecho de que en la declaración de los Parques Naturales no se contase con la opinión de la población local ha llevado a que los vecinos de estos territorios consideren esta estructura institucional como algo impuesto y superpuesto a su vida cotidiana.

Los vecinos de los territorios protegidos consideran al Parque Natural como una entidad impuesta por una administración supralocal que ha supuesto la creación de una serie de reglamentaciones sobre el medio que obvian los saberes y técnicas tradicionales. Además, la gestión de los Parques Naturales, en ciertas ocasiones, son llevadas a cabo por técnicos foráneos, que no siempre conocen las especificidades culturales de estos territorios, de forma que el distanciamiento entre la población local y el Parque Natural cada vez es mayor.

En opinión de la población local, la condición municipal de algunos montes de los Parques Naturales respalda la idea de que estas extensiones pertenecen a las poblaciones locales de cada municipio con todos los derechos que esta consideración proporciona, y que se concreta en el acceso a los recursos. Sin embargo, con la declaración del Parque Natural, y la implantación de las oficinas de los Parques Naturales, los vecinos han percibido un distanciamiento en las formas de control del territorio.

Otra opinión bastante extendida es la de que existe discrecionalidad normativa de la Administración Ambiental y que el diálogo es escaso entre la Administración y la población local, a la que se le quieren imponer modelos de desarrollo que no respetan las peculiaridades locales, y con los que no siempre se está de acuerdo.

El Parque Natural necesita de la población local para su supervivencia y recíprocamente la población puede obtener ventajas de la figura de protección ambiental. Sin embargo, estos beneficios mutuos no siempre son evidentes, y de ahí las quejas que se detectan de la población local hacia el Parque Natural.

Un factor importante a tener en cuenta es que los municipios que conforman el área de influencia socioeconómica de los Parques Naturales no siempre cuentan con los elementos aglutinantes propios de la existencia de identidad territorial.

En ocasiones los municipios de dichas áreas de influencia socioeconómica de los espacios naturales protegidos se distribuyen alrededor del mismo con diferente configuración y relaciones socioeconómicas desde el punto de vista de la organización funcional del espacio, conformando diferentes conjuntos comarcales, con desarrollos diferenciados y, a veces, con reducida relación entre ellos.

En el caso del Parque Natural de la Sierra de Grazalema el déficit de identidad territorial se ve acentuado por la existencia municipios que pertenecen a dos provincias distintas, que no forman una comarca histórica ni una estructura territorial funcionalmente integrada, ni cuentan con un sistema infraestructuras de comunicación que los vertebre. Esta falta de identidad se refleja en la inexistencia de asociaciones o actividades festivas compartidas por los pueblos del Parque.

La superposición de figuras de protección (así, por ejemplo, el Parque Natural Sierra de Grazalema es también Reserva de la Biosfera y Zona de Especial Protección para las Aves), introduce, además, elementos de confusión ante la población que no facilitan, precisamente, la construcción de identidad territorial.

Por otra parte, los municipios de la parte malagueña del Parque se sienten discriminados y piensan que se les tiene en cuenta en la toma de decisiones y en la Junta Rectora del Parque Natural. El propio nombre del Parque Natural creen que beneficia desde el punto de vista turístico a la sierra gaditana, y a Grazalema en particular. Este desencuentro se refleja incluso en el modo de trabajo de las propias administraciones públicas implicadas en las distintas líneas sectoriales de actuación, que elaboran sus propuestas de intervención de forma diferenciada para los municipios de los sectores gaditano y malagueño del Parque Natural.

La principal valoración positiva se refiere a sus efectos positivos para el turismo rural y natural en la zona. Desde la creación del Parque se ha incrementado el número de visitas turísticas y se han generado nuevos yacimientos de empleo en este sector. Algunos ganaderos, no obstante, muestran cierto descontento ante la presencia incontrolada de visitantes por caminos y fincas particulares, al causar molestias sobre el ganado (dispersión del rebaño, ruido, apertura de cancelas). Sin embargo, se piensa que la estrategia de desarrollo de los recursos del Parque están excesivamente focalizadas en el turismo.

Entre los riesgos que se perciben como asociados a esta especialización turística, los ecologistas denuncian el peligro del desarrollo turístico incontrolado de segundas residencias que destruya los valores paisajísticos del Parque. En particular, las asociaciones ecologistas denuncian que los planes urbanísticos de algunos municipios incorporan en sus previsiones crecimientos que duplicarían el número de viviendas existentes en los actuales núcleos urbanos, mediante urbanizaciones de turísticas con tipologías de baja densidad (El Bosque). También protestan por la tolerancia con tipologías de edificios contrarias a las tradicionales (Benaocaz, Benaoján y Montejaque), con edificaciones en bloques de apartamentos de hasta siete plantas (Benamahoma) y por el hotel de cuatro estrellas construido en Grazalema sobre suelo no urbanizable mediante una declaración de interés social. Los ecologístas denuncian que estas irregularidades se comenten ante la pasividad ayuntamientos, de la Consejería de Medio Ambiente y de Obras Públicas de la Junta de Andalucía.

Otra reivindicación de los ecologistas es que se mejore el tratamiento de las aguas residuales, dado que no existen depuradoras en toda la zona malagueña – Benaoján, Montejaque, Jimera de Libar, Ronda y Cortes de la Frontera – y en la provincia de Cádiz; están fuera de servicio las construidas en Villaluenga del Rosario, Benamahoma y El Bosque y no existen en Benaocaz y Prado del Rey.

Las poblaciones gaditanas de Zahara de la Sierra, Grazalema, Benamahoma y El Bosque, son que las han tenido un mayor desarrollo turístico y las que, a su vez, tienen una mejor opinión del Parque Natural. Ubrique, donde la principal actividad es la manufactura del cuero, valora el Parque de modo indiferente en el resto de municipios la opinión es que el Parque no ha tenido efectos positivos destacables.

Por otra parte, pese a la importancia del subsidio de desempleo agrario en el medio rural andaluz, es preciso reconocer que la existencia del mismo ha generado actitudes individuales y colectivas que, en muchos casos, actúan como factor de bloqueo de las iniciativas de desarrollo, al alentar una lógica dependiente de dichos subsidios y no estimular una respuesta proactiva y emprendedora ante los cambios.

La percepción de estas ayudas por parte de varios miembros de la unidad familiar (hasta cuatro como máximo), unido a las peonadas en las labores del campo y, en ocasiones, la existencia de trabajos no reglado facilitan, sin embargo, el mantenimiento de población en algunos de estos municipios, un aspecto que no debe ser infravalorado, aunque podría vincularse esa población en mayor medida al cuidado del patrimonio natural y cultural en estos territorios, con el fin de eliminar los aspectos perniciosos que conllevan los subsidios no vinculados a actividad alguna.

Entre los problemas que dificultan de forma considerable el fomento del desarrollo sostenible en las áreas de influencia socioeconómica de los Parques Naturales de Andalucía resaltan la escasa participación y el bajo nivel de asociacionismo local, la carencia de diálogo entre la Administración y la población local, la falta de iniciativa emprendedora entre la población y su excesiva dependencia de los subsidios, los cuales configuran una actitud pasiva de la población local ante el desarrollo, reforzando la dificultad para el surgimiento de iniciativas emprendedoras en estos territorios.

La población local se caracteriza por su baja articulación social, lo cual se materializa en una débil y desigual implantación de las organizaciones profesionales, con escasa participación ciudadana en las instituciones supramunicipales y tradicional recelo, en general, hacia el asociacionismo agrario.

A ello contribuye la falta de cooperación público-privada, pues es difícil encontrar actuaciones consensuadas entre la Administración y la población local, y se echa en falta una mayor presencia de empresarios locales en los órganos de gobierno de las entidades de desarrollo.

Grazalema ha experimentado en los últimos quince o veinte años un verdadero boom turístico. La actividad turística se ha convertido en la principal industria tractora de la localidad, generando una importante actividad económica inducida especialmente en sector de la construcción residencial.

El turismo es, por otra parte, una de las principales actividades económicas y fuente de ingresos de la economía regional andaluza. El tradicional turismo de sol y playa ha dado paso en los últimos años al despegue de un turismo de interior vinculado a los valores paisajísticos, naturales y culturales del medio rural.

Grazalema ha pasado en estos años de tener una economía basada en el subsidio de desempleo, el empleo comunitario, y el trabajo estacional fuera del pueblo en la construcción o la hostelería en la costa, o en determinadas faenas agrícolas, a orientarse decididamente hacia la actividad turística. Un número considerable de personas se emplea ahora en bares, restaurantes, hoteles y tiendas de regalos y recuerdos. Más importante resulta, en términos de renta generada, el alquiler de cientos de casas a turistas durante los fines de semana y puentes. La continua y creciente afluencia de visitantes ha hecho que se disparen también las ventas de chacinas y productos cárnicos en los establecimientos del pueblo. El alquiler de las casas ha generado, como decíamos una actividad inmobiliaria muy importante, que se ha convertido en fuente de empleo para muchos grazalemeños. Numerosas casas deshabitadas se han rehabilitado para alquilarlas o venderlas. También ha sido muy frencuente dividir las propiedades, de manera que de una casa se han sacado dos una para vivir y otra para alquilar. El procedimiento más frecuente ha consistido en edificar los corrales y patios traseros de las casas, en otro tiempo destinados a guardar los animales domésticos o a pequeños huertos. Paralelamente, se ha incrementado la oferta de calidad mediante la construcción de nuevos hoteles.

Aunque este desarrollo turístico ha sido, indudablemente, muy positivo para el pueblo, debemos matizar la bondad de sus efectos. En primer lugar, su capacidad para generar empleo es relativa y muchos empleos creados se caracterizan por lo bajo de los salarios así como por la precarizad en los mismos. Por este motivo, muchos de los jóvenes grazalemeños siguen yéndose a trabajar a otras comarcas de la provincia. Así, aunque hay trabajo en la construcción, los salarios que se pagan en Grazalema son siempre inferiores a los percibidos en la Costa.

La clave del éxito de Grazalema como destino turístico ha estado en la belleza de su entorno natural y de su patrimonio arquitectónico, debido a lo bien conservado del caserío y al respeto por las tipologías tradicionales. Factores fundamentales para explicar su éxito han sido también, no cabe duda, la declaración del Parque Natural Sierra de Grazalema y la promoción desde el sector público de la Ruta de los Pueblos Blancos. La coincidencia de la denominación del Parque con el nombre del pueblo ha servido de imagen de marca diferenciadora para la localidad. También debe tenerse en cuenta la mejora de las comunicaciones viarias con las áreas metropolitanas de Sevilla, Jerez y Bahía de Cádiz.

En la actualidad el Parque se ha convertido en uno de los espacios protegidos más visitados de Andalucía, aunque a gran distancia de otros Parques Naturales como los de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas y Sierra Nevada. Se ha producido en los últimos años una importante mejora y ampliación del equipamiento turístico, aunque esta infraestructura aún resulta escasa y queda desbordada en los períodos de máxima afluencia.

Grazalema es el municipio con la mayor oferta hotelera y la de más calidad. Una de las instalaciones pioneras en el pueblo fue la Villa Turística de Grazalema, actualmente gestionada por la empresa Tugasa. Se trata de un pequeño complejo turístico compuesto de 40 apartamentos y 22 habitaciones dobles, cuya construcción se inició a comienzos de 1990, dentro de los programas de fomento de la actividad turística desarrollados en los Parques Naturales, según el modelo de “villas turísticas” realizado en otros ámbitos. Se encuentra frente al núcleo urbano, al otro lado del Río Guadalete.

A esta oferta de calidad le siguió un hotel de cuatro estrellas, el Hotel Puerta de la Villa, cuya construcción estuvo rodeada de un escándalo urbanístico porque se derribó totalmente el edificio original, incumpliendo las normativa urbanística que establece la conservación de la fachada. El Hotel pertenece a un grupo de empresarios de la zona.

La otra oferta turística de calidad es el Hotel Fuerte Grazalema, también de cuatro estrellas. Este hotel pertenece a una de las pocas cadenas de hoteles de capital andaluz que dispone de otros hoteles en la Costa del Sol malalagueña, en Conil (costa de Cádiz) y en la costa de Huelva. La cadena persigue diversificar su oferta ofreciendo paquetes turísticos en los que se combina la estancia en la playa con unos días en la Sierra.

Grazalema cuenta la actualidad con dos hoteles de cuatro estrellas, siendo, con Jerez de la Frontera, que tiene cuatro, el único municipio no costero de la provincia de Cádiz que cuenta con hoteles de esta categoría (Observatorio Turístico de la Provincia de Cádiz. 2.005). El resto de los hoteles de cuatro estrellas se reparten así: Cádiz, 4; Chiclana, 6; El Puerto de Santa María, 3; Rota, 4.

Por otra parte, y de acuerdo con esta fuente, existen en Grazalema un hotel de 3 estrellas y otro de dos. Estos cuatro hoteles suman 282 plazas. Hay además una pensión con 56 plazas, 9 apartamentos un total de 41 plazas y 2 camping con 253 plazas. De estos datos resultan un total de 632 alojamientos sin contar las casas rurales tanto legales como no declaradas. Los años de mayor incremento de plazas, según el mencionado Observatorio Turístico, serían 1994 y 1995.

Otro dato a destacar es la importancia del turismo nacional y concretamente andaluz entre los visitantes. Así, y con datos referidos al tercer trimestre de 2005, se observa que el 90,3 % de los turistas que visitaron los municipios del Parque Natural Sierra de Grazalema eran españoles, un 3,9 % alemanes, 2,9 % franceses, 1,9 % británicos y 1,5 % suizos.

De ese 90,3 % de turistas nacionales, el 89,2 % eran andaluces. Este dato es muy significativo pues se trata de la comarca gaditana con mayor porcentaje de turistas de la propia región.

Observatorio Turístico de la Provincia de Cádiz. Tercer trimestre de 2005.

Zonas

% de turistas Andaluces sobre el total de turistas nacionales

Estancia Media (Días)

Turistas que fijaron su residencia en la zona durante su visita (%)

Sanlucar, Chipiona y Rota

43,7

22,4

11,4

Puerto de Santa María

31,9

15,05

11,7

Cádiz

64,3

24,27

5,0

Puerto Real y San Fernando

63

21,69

1,6

Chiclana y Conil

45,8

9,6

21,7

Vejer, Barbate y Tarifa

59,2

7,55

9,3

Algeciras

34,9

8,76

6,7

La Línea y San Roque

46,2

7,46

4,9

Parque N. de Grazalema

89,2

6,38

9,2

Parque N. de los Alcornocales

22,2

4,14

4,4

Jerez de la Frontera

16,4

8,87

8,3

A su vez, el desglose del origen de estos turistas andaluces revela que la provincia con mayor número de visitantes es la propia Cádiz (44,6 %) seguida de Sevilla (26,5 %), Granada (15,7 %) y Málaga (13,3 %).

Otro dato a destacar en la caracterización del turista del Parque Natural de Sierra Grazalema es que presenta una de las la estancias medias más corta del conjunto de zonas de la provincia (6,38 días). Sólo tiene una estancia media inferior por turista el Parque Natural de los Alcornocales (4,14).

En cuanto al gasto medio por persona, los visitantes al Parque Natural de Grazalema se sitúan por encima de la media: 74,97 euros frente a una media de 40,4 Euros para el conjunto visitantes a la provincia de Cádiz.

Otros datos significativos son el elevado número de turistas que viajan al Parque en vehículo propio (83,5 %, frente al 61,9 de media) y el también elevado número de turistas que se alojan en viviendas alquiladas (59,2 % frente a 20,7 de media en la provincia).

Recordando que los datos comentados se refieren al tercer trimestre de 2005, debemos hacer notar, asimismo, que la zona del Parque Natural Sierra de Grazalema, acogió al 9,2 % de los turistas de la provincia. La distribución de estas visitas entre los municipios del parque fue la siguiente: Arcos de la Frontera: 35,9 %; Grazalema 33,7 %; El Bosque 18,5 % y Zahara de la Sierra, 12,0 %.

Grazalema acogió el tercer trimestre el 3,3 % de las vistas turísticas a la provincia de Cádiz. Obsérvese que este porcentaje es superior al que registró durante dicho período un municipio costero, con mucha más población y tradición turísticas, como Sanlúcar de Barrameda (3,1 %).

La distribución de la oferta de alojamientos turísticos en el ámbito del Parque Natural Sierra de Grazalema en 2002 era la siguiente:

Instalaciones de alojamiento turístico en el Parque Natural

Municipios

Hoteles

Camping y hospedaje

Total establecimientos de alojamiento turístico

Algodonales

0

4

0

Benaocaz

2

2

4

El Bosque

4

2

6

El Gastor

1

1

2

Grazalema

4

3

7

Prado del Rey

3

0

3

Ubrique

2

0

2

Villaluenga del Rosario

0

0

0

Zahara de la Sierra

2

0

2

Benaoján

1

0

1

Cortes de la Frontera

3

5

8

Jimera de Líbar

0

1

1

Montejaque

1

6

7

Ronda

37

5

42

Área de influencia socioeconómica

60

29

89

Fuente: IEA, Directorio de establecimientos con actividad económica en Andalucía, 1 enero 2002.

Ronda concentra el 62 % de las instalaciones, seguida de Grazalema y El Bosque (7 %). Estos mismos municipios poseen también las principales ofertas de camping:

Relación de campings en el Parque Natural

Municipio

Nombre

Categoría

El Bosque

La Torrecilla

Tierra y Libertad

Grazalema

Los Linares

Tajo Rodillo

Prado del Rey

La Jaima

Benaoján

Amatista

Jimera de Líbar

Jimera de Líbar

Ronda

Bungalows El Sur

El Abogado

El Cortijo

Fuente: Federación Andaluza de Campings.

A partir de la declaración de Parque Natural el incipiente mercado de turismo residencial (fundamentalmente de alquiler de viviendas) que ya existía durante los períodos vacacionales en algunos municipios, principalmente Grazalema, se ha ido incrementando de forma importante.

El Plan de Desarrollo Sostenible de la Sierra de Grazalema realiza la siguiente estimación de viviendas potencialmente alquilables, a razón de 5 personas por vivienda familiar vacía censada en 2001.

Estimación de la capacidad de alojamiento en viviendas de alquiler, 2001

Municipios

Viviendas vacías

Número estimado de plazas

Algodonales

288

1440

Benaocaz

39

195

El Bosque

106

530

El Gastor

124

620

Grazalema

284

1.420

Villaluenga

40

200

Zahara de la Sierra

0

0

Benaoján

19

95

Cortes de la Frontera

135

675

Jimera de Líbar

12

60

Montejaque

60

300

Total

1.107

5.535

Fuente: Plan de Desarrollo Sostenible de Sierra De Grazalema. Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. Elaboración a partir del Censo de Población y Viviendas 2001 (INE).

Esta estimación, que en principio pudiera parecer exagerada, pues se basa en considerar como alquilables todas las viviendas familiares vacías, se queda en realidad corta, al menos en el caso de Grazalema, si damos por válida la información proporcionada por un agente de desarrollo local de Grazalema en el transcurso del grupo de discusión que analizamos en el epígrafe siguientes. Según sus datos, el número de viviendas en oferta para alquilar en el mercado turístico asciende, contabilizando tanto Grazalema como la pedanía de de Benamahoma, a 400. Esto daría un total de 2.000 alojamientos adicionales en el municipio, que unidos a las 632 plazas hoteleras y de camping superaría con creces la población total del municipio (2.230 habitantes en el censo de 2001). Incluso si excluimos los alojamientos del los dos camping, tendríamos todavía 2.379 plazas. Es decir que, de ser válidos estos datos, estaríamos ante el insólito caso de un municipio cuya capacidad de alojamientos turísticos es superior a su población.

La actividades de turismo activo que pueden desarrollarse en el Parque Natural son el senderismo, que cuenta con una amplia red de senderos señalizados, el cicloturismo, practicado sobre todo por visitantes extranjeros, la bicicleta de montaña, con creciente popularidad, la espeleología, muy practica por la abundancia de cuevas y simas, excursiones a caballo, escalada con una popularidad creciente, ala delta, actividades náuticas (piragüismo, vela, remo) en el Embalse de Zahara, descenso de aguas bravas (en el al río Guadiaro), etc.

Equipamientos de uso público

Fuente: Plan de Desarrollo Sostenible de Sierra De Grazalema. Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. (Inventario de equipamientos de uso público. Consejería de Medio Ambiente. 2003).

El Plan de Desarrollo de la Sierra Cádiz, elaborado por la Asociación para el Fomento de Nuevas Estrategias de Carácter Socio-Económico Sostenible e Integradas de la Sierra de Cádiz (ACEDERSICA) en 2003, señala los siguientes problemas relacionados con la actividad turística en la comarca de la Sierra de Cádiz que hemos creído interesante recoger:

En este epígrafe analizamos el contenido los discursos de un grupo de discusión celebrado en Grazalema el 2/11/2005 en el que participaron cuatro hombres y cuatro mujeres de distintas y edades ocupaciones.

Ante de comenzar el análisis queremos advertir que los grupos de discusión resultan útiles a condición de que los participantes no se conozcan previamente, condición que en este caso no se daba, pues salvo una persona que residía en Benamahoma (pedanía de Grazalema) y que además había pasado gran parte de su vida viviendo en Alemania, el resto se conocían perfectamente. Además dos de los participantes trabajaban para el ayuntamiento. Una era administrativa en el servicio de urbanismos y otro era un agente de desarrollo local. Con este perfil de grupo difícilmente podían salir a la luz conflictos o críticas al papel del Ayuntamiento. Curiosamente el moderador advierte al principio de la sesión:

“Les digo también que el anonimato de la participación está garantizado, yo no conozco sus nombres, ni los voy a conocer, simplemente son personas de la localidad, en ese sentido no hay ningún tipo de problema.”

El problema estriba justamente en que los participantes sí se conocen entre ellos y saben que cualquier indiscreción en la reunión puede llegar a oídos de terceras personas fuera de la misma. Así, resulta llamativo el tacto con el que uno de los participantes (se trata de un señor de Benamaoma, la pedanía de Grazalema, que ha vivido 30 años en Alemania y que por tanto tiene menos trato con el resto de participantes) introduce alguna cuestión delicada:

“que...yo no voy a criticar a nada ¿no? porque ya en otras conversaciones se ha hablado y después se trasfuscan las cosas y...”

Más tarde la misma persona dice:

“no es...vamos, no estoy criticando a nadie, que conste, es que las cosas son así ¿no?, me gusta hacer hincapié porque todo lo que se habla, se habla por hablar y decir y después se trasfuscan… por donde sea que salgan las cosas ¿no?...”

De todos modos en el grupo aparecen ciertos temas de interés desde el punto de vista de cómo se percibe el turismo por parte de la población de Grazalema. Estos temas son los siguientes:

El desarrollo del turismo ha supuesto un cambio sustancial en la estructura del tejido productivo y ha alcanzado un auge muy importante en el pueblo. Este desarrollo tiende a verse como un éxito en comparación con los pueblos vecinos.

Se tiende a percibir al pueblo como inserto en un clima de prosperidad y mejora constante de sus servicios.

“Bueno, a mí me gustaría decir que hemos pasado en 25 años aproximadamente, 25-30 años, de ser un pueblo agrícola-ganadero, y las personas más mayores o gente del campo lo puede, lo puede... suscribir, hemos pasado de ser un pueblo ganadero-agrícola a ser un pueblo que vive mayoritariamente del turismo, el sector principal ahora mismo es el turismo. Bueno, sabéis que hay cinco hoteles, que hay cuatrocientas casas de alquiler entre Grazalema y Benamahoma, hay veintidós bares, hay trece restaurantes, con ese, bueno, con ese bagaje para un pueblo de 2000 habitantes, de 2400 habitantes... pues creo que ese debe ser el punto de partida de toda esta conversación.”

“Hombre la verdad es que um... me gustaría decir, yo por mi trabajo, pondría una estadística, y la verdad es que... recibimos 120.000 personas al año, un pueblo de 2.000 habitantes que reciba ese volumen... hay muy pocos en España, la verdad es que estamos viviendo una situación especial en Grazalema, Cádiz capital tiene 1.100 camas hoteleras, nosotros tenemos casi 600 (ríe) y somos un pueblo de 2.000 habitantes, entonces claro, es verdad todo lo que se está diciendo aquí, por supuesto que es verdad, pero pensad qué pueblos de alrededor de la comarca, no voy a decir ningún nombre, pero... hay un pueblo por ejemplo que en los últimos 4 años, 300 personas se han dado de baja en el padrón municipal y se han ido a trabajar a la costa del sol, no tienen turismo como nosotros, entonces, el hecho de que haya un desarrollo turístico como el que hay encarece la vivienda, pero también crea puestos de trabajo. La media en la provincia de Cádiz de trabajo en la hostelería es de un 6 %, nosotros tenemos un 19. De cada 100 personas, 19 trabajan en hostelería... que son datos para tener en cuenta... ahí yo creo que...bueno...es la realidad.”

“...la parte positiva que le veo yo al turismo aquí en Grazalema, como dice Antonio, muchos puestos de trabajo, sí, está muy bien, de acuerdo, después, eh... casas de alquiler por parte de los vecinos, pues muy bien porque así hay un montón que han puesto casas de alquiler, pues está muy bien, porque eso es beneficio para los vecinos del pueblo, para algunos vecinos...”

“disponemos de servicios, por el hecho de tener la afluencia que tenemos y el nivel de turismo y de servicios que otros pueblos los tienen a años luz”

“Sabemos que pronto vamos a tener una guardería, en dos o tres meses, el tema del instituto, un sitio de enseñanza secundaria, el tema ese de formación está controlado, vamos a tener, hay proyectos de museos, hay proyectos, se están mejorando los monumentos, las iglesias y eso no están en mal estado de conservación, las que están peor pues, precisamente hoy se ha hablado de empezar a restaurar el Calvario y todo esto... en la línea que vivimos del turismo pues se están cuidando nuestros monumentos...”

Se ha pasado de un modelo turístico basado en un número pequeño y relativamente constante de familias veraneantes a un modelo de turismo masivo que visita el pueblo durante unos pocos días:

“A cambiado, el turismo hace quince años o veinte hacia atrás eh... nosotros les decíamos los veraneantes, porque a lo mejor había quince o veinte casas así que eran familias, familias de cinco personas, diez personas, y el mes de Julio y Agosto los pasaban completos aquí. Entonces, las fiestas eran la gente del pueblo, las cuatro familias que venían de fuera más los veraneantes de esas veinte casas, eso ya, entre comillas, se está perdiendo, aquí no vienen ya esas veinte familias para pasar los dos meses, vienen los cuatro días del toro y los tres días de la feria, después ya el turismo que viene aquí, es el que viene a pasar los cuatro días de fiesta en las casas de alquiler, en los hoteles o... el típico que viene de Ubrique, del Bosque... que va y viene en la misma noche, yo lo veo muy diferente, antes era todo más tranquilo, ahora hay mucho movimiento de coches y... completamente cambiado...”

Un porcentaje muy elevado de las casas de alquiler – en torno al 90 % – se encuadran dentro de la economía sumergida, carecen de licencias y de los requisitos exigidos por la ley. Su renta se fija en función del número de ocupantes y su nivel de calidad es bajo. Esta situación es percibida de modo ambivalente. Se es consciente de que es conveniente apostar por la calidad del servicio para conseguir una clientela con una mayor poder adquisitivo, pero se admite que la actual situación beneficia a muchas familias. La alta demanda existente en los momentos de máxima afluencia de visitantes (semana santa, puentes, etc.) hace que los propietarios no perciban como una necesidad mejorar las condiciones de los alojamientos, ya que los alquilan de todas formas. Algo parecido ocurre con la calidad de bares y restaurantes. Cualquier fin de semana se encuentran atestados independientemente de su calidad. El mantenimiento y limpieza de estas casas genera un tipo de empleo también sumergido. En la mayoría de los casas estas tareas se realizan por los mismo miembros de la familia propietaria.

“Es cierto que de las 400 casas que hay de alquiler, pues a lo mejor una cuarta parte están en buenas condiciones... de habitabilidad, y yo diría que unas 40 o 50 son las que se pueden considerar... de lujo, con todos los requisitos, todo tipo de seguros, todo, el resto, pues es una manera de ganar un dinero extra e incluso como cobran por... sabéis que cobran por cama o por... pues entonces le meten a lo mejor 7 camas y el resto de la casa no es para (risa) siete habitaciones, ni la cocina ni el baño, es una regla que la sabemos.”

 

“Bueno pero, sí hay economía sumergida, las cuatrocientas casas que hay, hay que limpiarlas, lo que pasa es que no está organizado, dadas de alta, contratadas...”

“Estamos discutiendo sobre todo de la calidad de los servicios, que en lo que se mueve del pueblo del parque, bueno de la sierra de Cádiz que es, tenemos la mejor calidad de servicio pero, por la saturación, no se presta a lo mejor, sobre todo en algunos establecimientos, tal y como debiera.”

“Yo creo que si se mejoran los servicios turísticos, la calidad de los servicios turísticos, se controlan los precios, se controla (¿cómo se alquilen los 300?) podemos hacernos con un sector del mercado de nivel adquisitivo medio alto, que es lo que te interesa, y el resto de pueblos que están todavía viviendo del campo, tendrán dentro de años lo que nosotros tenemos ahora.”

“Yo lo he escuchado desde mi ventana vamos, me he asomado a mi ventana y van pasando tres o cuatro: “vaya casa donde nos metimos”, es decir, que hay que especializarse un poco... es adaptarse a la gente para que...”

“ Sí, pero a eso iba yo eh... yo estaba diciendo la parte positiva, también iba a ver la parte negativa, que sí, que muy bien, que la gente, los vecinos ganan mucho dinero a cuenta de casas de alquiler, yo el día de mañana a lo mejor me alquilo una casa ¿no? pero es como dicen esta gente, hay casas habitables y casas que no estarán habitables. Hace poco leí yo un... un escrito que pusieron en internet, y nos ponían así de bajo por el motivo ese de que la gente quiere ganar dinero y quiere alquilar sus casas pero no las adapta, no las adapta, entonces por esas diez, quince o veinte personas quedamos, entre comillas, todo el pueblo mal, porque no están las casas habitadas con una cama en condiciones, con unos muebles en condiciones ¿no? o una cocina montada en condiciones.”

“Pero también tienes que cuidarlo, si no lo cuidas, la gente que llega al pueblo no quiere nada, también tienes que cuidarlo, la gente quiere una profesionalidad en el trabajo ¿no?, que en esa profesionalidad lo que pasa es que después nos repercute a todo el mundo porque si tú tienes una persona que tú le estás pagando sus derechos, tus seguros y todas tus cosas en condiciones, tú eso te repercute después a la hora de... tú vas a tomarte una copa y a ti una copa no te va a costar 2,50 o 3 euros, te va a costar 4 o 5 ¿no?, entonces, quizá ahí, a la hora de trabajar con un turismo más selecto, que lo que está entrando en Grazalema es un turismo no muy alto, pues.”

“Has dicho por encima que había sobre 50 casas o 100 que cumplen todos los requisitos, que tienen su seguro, su... en fin, pues el resto, está perjudicando a esas 50, porque mientras que esté la barata, la gente pide la barata, yo no voy a pagar 50 euros o por poner 15 euros por persona, si la hay de 10, y lo otro me lo gasto en disco pubs o me lo gasto en...eso es así. Eso se ve, porque el que tiene un negocio lo sabe, porque yo lo he tenido seis años y eso vale tanto, pues yo me lo llevo más barato, eso es así.”

“Resulta que hay un turismo que no es muy interesante, desde el punto de vista de los negocios, como sabéis ustedes, esas 400 casas de alquiler, sobre todo las que no están muy, muy bien acondicionadas, se nos mete un tipo de turismo que viene con el coche hasta los topes del Carrefour o del Continente, no quiero dar marcas comerciales pero bueno, de grandes superficies comerciales y no compra nada, ni va al supermercado, ni va a comer a restaurantes, ni se aloja a un motel...”

“Ese no deja dinero en el pueblo por ningún lado, es un saco de basura en la puerta y eso lo sabéis todos y tú lo puedes decir mejor que nadie que te dedicas después a quitarlo ¿no? (riendo). Eso es un saco de basura en la puerta, ese tipo de turismos, que vienen y se meten quince en una casa, ruido, contaminación acústica, que es uno de los problemas que tenemos, eso no interesa a nadie, ahora el que va a tu restaurante y se gasta cien euros en cenar, aunque luego sea un mal educado, o sean ... pero ese de un nivel adquisitivo medio alto ese sí es el que interesa porque se aloja en un hotel como éste, va a comer cada día a un establecimiento, se compra sus regalos, consume en un supermercado, eso sí, ahora éstos que vienen... que vienen muchos es lo peor...”

“Nada más que el alquiler de la casa, y luego que es una, es ficticio porque si se han metido quince en esa casa, al dueño de la casa le interesa porque como pagan por habitación ¿comprendes? pero que no han consumido, ni han ido a un restaurante, ni ha ido al bar, ni ha... no ha dejado nada en el pueblo.”

La saturación de los servicios de hostelería redunda en un peor servicio y menor satisfacción de los clientes.

“Eso puede influir también a la hora de que el público que venga se vaya contento o no ¿no? porque encima de que tienen un chaval que no es... vamos, no estoy criticando a nadie, que conste, es que las cosas son así ¿no? (risas generalizadas), me gusta hacer un hincapié porque todo lo que se habla, se habla por hablar y decir y después se trasluzcan por donde sea que salgan las cosas ¿no?... que ese chaval por ejemplo atiende, da de sí a tope ¿no? Que puede dar un día o dos días , pero llega un momento que se cansa también ¿no?, entonces ya el servicio no es el correcto ¿no?... ni tú el servicio como profesional, como dueño del establecimiento tú no has prestado un servicio en condiciones ¿no?”

“He tenido conocimiento de opiniones de gente de... de fuera, de los alrededores, que no se quedan en Grazalema por aglomeraciones de personas... que se van a otros pueblos de... de la sierra y vienen solamente de visita, entonces ese turismo, en general, no crea... van a lo mejor satisfechos, pero... hay un punto en el que... si te vas satisfecho puedes traer otro, pero el que se queda aquí, es el que ve todo lo que le podemos ofrecer, el que viene de paso, viene y le ofrecen algo, se va satisfecho, puede que vuelva otra vez o no, pero el que se queda aquí va viendo poco a poco la evolución de las cosas, y hay gente que repite, por a lo mejor, no solamente por la belleza que tiene el pueblo, sino porque hay gente que... le gusta esto y le ofrecen, vamos a llegar al mismo punto, la calidad que necesita un turismo sostenible.”

Uno de los problemas que se percibe, de cara la mejorar la calidad de los servicios turísticos ofertados, es la falta de cooperación empresarial e institucional:

“Lo que falta es coordinación por la evolución tan rápida en tan poco tiempo, entonces, en los precios, es uno de los primeros motivos que hay que controlar, hay que reunirse a hablar y debatir, eso hace falta después, el tema de que venga una fiesta y al día siguiente descansa todo el mundo, ¿eso cómo a ser?”

“Porque cada uno va tirando para lo suyo, entonces no sabe la gente que si cada uno va tirando para lo suyo, aunque tú te lleves malamente con uno, con el otro, con quien sea, si tú vas tirando sólo para ti, um... no haces nada, lo que haces es dar por culo realmente ¿no? fastidiar al vecino o al otro. ¿Cuántas reuniones se han hecho para ponerle el precio a un simple café? que eso es perjudicial después para el cliente ¿no? después todo el que va a pagar, a ti te va a costar el café un euro, al otro 80 o a quien sea vamos, te va a costar equis dineros ¿no...? y es un beneficio para todo el mundo y, y nada más que ponerle el.”

Los efectos del desarrollo turístico tienen un largo alcance que afecta de un modo u otro a todos los habitantes del pueblo y a todas las dimensiones de su vida social.

“Consciente o conscientemente le afecta a todo el mundo el turismo. Le afecta a los que trabajan directamente y a los que no trabajan directamente de...”

“Yo creo que a raíz de que el pueblo se dedica al sector turismo, pues... todo va, se mezcla todo ¿no? quiero decir que, que ya la gente, las fiestas no se viven con tal fiesta de arreglamiento del pueblo ¿no?, sino que la gente, la gente viene, vienen a un sitio de fiesta, un sitio donde siempre hay ambiente.”

El turismo de masas que visita el pueblo se percibe como proceso difícil de gobernar:

“El turismo en sí es un... un... una cosa que es casi incontrolable, se puede decir ¿no?”

En cuanto a sus efectos negativos para la población, uno de lo más importante, que aparece reiteradamente en la reunión, es la subida de precios, especialmente de la vivienda, pero también el precio de los alimentos, bebidas etc. Por este motivo es muy frecuente que las familias realicen sus compras más importantes en grandes o medianas superficies de municipios como Ronda, Ubrique, Arcos, etc. Por otra parte se está extendiendo un fenómeno consistente disminución de la superficie de las nuevas viviendas de manera que de una viviendas se sacan dos, destinando una al alquiler o se construye una nueva casa sobre el antiguo corral de la casa, actualmente sin servicio.

“A algunos les afecta para bien y a otros... por ejemplo, también ha encarecido las casas, el que quiere comprar una casa ahora es... que no sabes lo que te va a costar porque tienes un beneficio.”

“Está repercutiendo simplemente ya en lo que es en la vivienda, que es lo que exageramos más, pero en todos los precios está repercutiendo porque tú vas a comprar y cualquier producto de alimentación y es más caro que...tú vas también de hecho a Ronda a comprar... ¿cuántas miles de cosas, no? yo tengo que ir a Grazalema para una cosa que me es fácil, pero la gran mayoría, se va fuera...”

“Hay familias que tienen cuatro casas y cinco casas y esas no las venden ¿por qué?, porque quieren dedicarlas al turismo, nadie quiere vender, quieren alquilar... Y como están ahora de 20 o 25 millones.”

“Porque habrá subido muchísimo más que en cualquier otra parte...porque si tú seleccionas, tú vas seleccionando al turismo, una calidad de turismo que por ejemplo te va a traer más dinero, de hecho está pasando ya ¿no?, desde que se vendió la primera casa, hace... bueno, siempre se han vendido casas, por 7 u 8 millones de pesetas... y tú dices pero bueno, yo he visto aquí dice: “ese es que vendió la casa por 10 millones de pesetas”, y la casa es una porquería, una casa chiquitita, pues entonces la mía vale 20, y ese, ese es el turismo que viene para... esa demanda es el turismo que viene de fuera...”

“Eso es otra cosa negativa que hay para las parejas hoy en día jóvenes que se van a comprar sus casas el día de mañana, lo tienen muy negro, muy negro, porque tú vendes una casa por 20 millones, se la puedo vender a ese muchacho que tiene 18 años que se van a casar dentro de 5 años por 18 millones, yo sí puedo hacer eso, pero es que el que viene de Sevilla me va a pagar 30, y vengo ya a por ese ¿no? y yo miro por 30 que me voy a ganar, entonces, la juventud de hoy en día aquí en Grazalema, lo tienen muy crudo comprar una casa. Los sueldos son muy bajos, tienen que trabajar las dos personas...”

“Ahora se hacen las casas más pequeñas, eso sí, porque ahora estás viviendo en una casa y es todo más chiquitito para que quepan dos casas en una, por ejemplo, hay gente que tiene una casa muy grande, la tumba, la hace nueva para sacar dos, una para vivir y otra para alquilar, y hasta tres.”

Otro efecto negativo al que se da importancia es al problema del aparcamiento.

“Es demasiada la gente que te llega. Y después en la vida diaria también ¿no? No es lo mismo, como te digo, que tú llegas a tu casa, es una simple tontería, en un aparcamiento, que tú llegas a tu casa y tengas el aparcamiento aquí o un poquito más para allá, a que no puedas mover el coche, pues decir, pues no lo voy a mover porque como mueva el coche lo voy a tener que poner en la ermita ¿no? después ¿no?”

“Yo tengo mi aparcamiento en mi puerta ¿no? en mi vado y un fin de semana estamos como locos dando vueltas porque en tu misma puerta no puedes colocar tu coche.”

Una queja frecuentemente manifestada, relacionada con el la afluencia de turismo de baja calidad que se aloja en casas alquiladas (más concretamente, jóvenes en busca de diversión), es que muchas veces casan molestias a los vecinos.

“Después otro... otra parte negativa que yo le veo a la hora de alquilar las casas, es que no pensamos en el vecino que está al lado, que está viendo la tele, está cocinando, está descansando o está durmiendo porque esas cinco o diez o quince personas de esa casa, y ellos no vienen a descansar, ellos vienen... a juerga (baja tono de voz al decir juerga), entonces los vecinos, no nos damos cuenta, estamos destrozando entre comillas a nuestros vecinos, sin querer.”

La masificación afecta también a los residentes, al colapsarse la capacidad de prestar servicio a toda la población que acude al Parque.

“Hay días que no te puedes sentar en una terraza, ni entrar a un restaurante, es imposible. A mí me encanta salir de mi casa y ver gente en todas partes, en todos los sitios que me pregunta cómo va eso, que a dónde voy, a mí eso me encanta, pero llega un momento, y ya con la edad que yo tengo, que yo ya quiero más tranquilidad.”

Hay un aspecto que sacó a relucir uno de los participantes y que merece ser tenido en consideración. Dicho participante afirma que se ha reducido el número de jóvenes que empiezan estudios universitario, y muestra su preocupación al respecto, pues lo atribuye a una pérdida de interés por parte de la población joven.

“Yo creo que en temas de educación, aquí, hemos hecho una encuesta a lo largo de 23 años y nadie quiere ir a la universidad, nadie quiere estudiar, pero ni si quiera estudios de grado medio, y hay... una generación que para mí, yo siempre digo que son estos de... esto de “gran hermano”, la granja y todo esto, que son mucho menos atentos, las nuevas generaciones, a nivel general, no voy a decir que sea de Grazalema, sino que en cuestión de intentar dar un poco una explicación, el sistema educativo ha ido, vamos en las últimas generaciones, vamos yo me remito mucho a lo que dicen las estadísticas, pero hace 10 años, cuando yo me fui a la universidad, había 35 de Grazalema en la universidad, este año hay uno, cuando debería ser al revés ¿no? o por lo menos que se mantenga la tendencia. Hay una, una... es la imagen que vende, no vamos a ir a gran hermano pero, eso de que sin hacer nada simplemente por salir en la televisión, te puedes hacer, puedes vivir muy bien, contando cosas de los demás, eso genera un tipo de persona y una psicología que es peligrosa porque no te preocupas por los demás, ni... es mucho, la verdad es que yo creo que tiene mucho que ver con eso, con la imagen...”

Existe un elevado consenso sobre la necesidad de controlar el crecimiento urbanístico y, especialmente, de respetar estrictamente los rasgos típicos de las casas del pueblo. Es este un valor que los grazalemeños saben que deben conservar pues es de los más elogiados por los turistas que la visitan.

“El impacto ambiental yo creo que lo ha controlado la normativa tan estricta y tan rígida...”

“Me gustaría apuntar en primer lugar, que va en paralelo también con la fuerte normativa reguladora, Grazalema ahora mismo tiene el plan general de regulación urbana y es uno de los más rígidos de toda España. Ha recibido el premio a... al vencimiento, primer premio nacional, de toda España, de planeamiento.”

“Una normativa, muy, muy, muy estricta que regula todo: carteles, establecimientos, rejas, puertas, ventanas, tejados... muy, muy estricta, y eso ha contribuido a conservar, que eso es uno de nuestros valores ahora mismo.”

“Para los próximos 20 o 30 años está controlado todo, como va a crecer el pueblo, el número de viviendas incluso diría yo en el PGOU sean 150, sean 200 viviendas están limitadas ya las parcelas y se sabe por dónde va a crecer, si hacen falta ya escuelas, institutos, lo que haga falta... eh, como contrapartida de todo esto, hay que decir que tenemos unos servicios que un pueblo de dos mil habitantes, hoy por hoy, es muy difícil que los tenga...”

“Es que es un caso único en España, el PEGOU que tenemos nosotros... se tiene que evitar porque ya se ve que...”

“El plan creado de ordenación urbana, eso de que tengas 60 metros de planta, unidad mínima 60 metros, si tienes dos plantas, tienes que hacerle garaje, bueno, al que tenga... hombre, mejor es... el tema del aparcamiento, que también es un problema, pues tienes que tener tu garaje, que sean casas divinas porque son 7 metros de fachada ¿no? mínimo, 7 metros de fachada, el tema de las puertas de madera, de las rejas de forja, de hierro, el tejado tipo es árabe, todo eso está normalizado y nadie se lo puede saltar.”

“Tenemos un libro, que se llama el libro de, catalogado, de casas catalogadas, tú lo tienes ahí con la casa ahí... hace poco de la esquina que la han hecho nueva, esa casa está en la plaza, está más bonita nueva que como estaba, el ayuntamiento, el ayuntamiento dice que puedes rehabilitar, pero nunca demoler esas fachadas.”

“Si tú no pones unas leyes de por medio, unas normas, pues cuando lleve 20 años más, pues Grazalema, pues ya no será Grazalema, habrá perdido toda la identidad ya... te hablo del pueblo ¿no?”

“Lo que no veo yo bien es, tú suponte que ves tú el chalet tres riberas arriba , por los alamillos, chalet con un tío viviendo ahí, pero cuando pasen 10 años el que viene aquí dice me voy a ir a Marbella porque ¿qué voy a hacer? ¿venir a ver chalets? para ver chalets... yo pierdo ya lo que es ver la tierra y ver todo el parque natural.”

“Yo estoy de acuerdo por lo menos, pero que... no porque um... no venga a hacer más casas y eso quiere decir que lo demás no se pueda desarrollar ¿no?... ya que estamos comiendo de eso…”

El Parque Natural se valora positivamente y se asocia al éxito turístico del pueblo. Se afirma que tras el rechazo inicial se ha producido una progresiva aceptación del mismo. Pese a las limitaciones impuestas a prácticas tradicionales de ganaderos, agricultores, cazadores y de los vecinos en general, se afirma que éstos han ido amoldándose a las restricciones que supone. Se comenta la anécdota de que recientemente, en el día de todos los santos, como es costumbre irse al campo asar castañas y otras viandas, la Guardia Civil tuvo que intervenir para impedir el encendido de varios fuegos en el campo.

En la percepción de los distintos tipos de turistas se valora especialmente bien a los extranjeros: alemanes, ingleses, franceses porque no arman escándalo, no ensucian ni desordenan las habitaciones y son muy educados y prudentes. En el polo opuesto se valora a los turistas autóctonos, especialmente sin son de alguna capital de provincia próxima como Sevilla, Cádiz o incluso Jerez. Se piensa que son prepotentes, mal educados, y demasiado exigentes. Se valora sobre todo la educación aclarando que no es sinónimo de poder adquisitivo. En cuanto al tipo de turismo se piensa que el principal es el turismo gastronómico, seguido del turismo de naturaleza y en último lugar el cultural.

“Yo siempre he oído decir que los que son de capitales de provincia y eso, es que te tratan como si fueras de pueblo, que te desprecian en todo, por decir, los peores son los de... los que son de cerca, de... los sevillanos, los de Cádiz...”

“Como están acostumbrados a un sitio donde todo va... con una... con una calidad, unas normas, cuando llegan aquí, pues vienen exigiéndote igual ¿no? no se adaptan a lo que... a la forma de vida de aquí ¿no? sino que ellos vienen... um, se puede decir ¿no? vacilándote ¿no? diciéndote oye que tú estás trabajando y tienes que... y no comprenden que tú eres una persona como ellos y tú les vas a dar, pues lo mejor ¿no?”

“No es que no queremos un camping, porque los que vienen son mochileros, no porque traigas una mochila quiere decir que no traigas dinero, o que seas una persona... Tiene que haberlos también ¿no? lo que tienes que tener, son instalaciones adecuadas, porque tú pones un camping de cualquier manera, sin un contro”,

“Pero, eso da igual que sea un turismo con una calidad alta que baja ¿no? porque yo conozco gente que tienen mucho dinero y alquilan una casa y después se van y dejan la casa llena de mierda de arriba abajo ¿no? y tienen mucho dinero, y entonces ahí no va en cuestión con el dinero va en cuestión con la educación.”

“Y después el turismo internacional, son, por regla general, gente muy educada, todo el mundo, muy educados, muy educados, muy serios, muy estrictos...”

“Son gente muy limpia, son gente que... que pasan por las habitaciones, por ejemplo, y parece que no han pasado si quiera. Son gente que normalmente respetan no fumar, no llevarse botellas a las habitaciones... sin embargo, si son andaluces, por supuesto que mañana estás llenando la bolsa hasta arriba de botellas, de tabaco, de... de todo, no respetan nada, incluso a veces hay habitaciones que hay que dejarlas dos o tres días con las ventanas de par en par porque no se te quita el olor a tabaco con nada, eso un extranjero no lo hace nunca.”

“El turismo cultural es muy poquito el que se trata aquí, aquí... el turista que viene, viene más, como dijimos, al turismo de aventura, turismo relacionado con el medio ambiente...”

“Normalmente, han venido siempre um... creo yo, al turismo gastronómico, creo, después hay personas que les gusta la montaña.”

En cuanto a la capacidad de generar empleo del actual de sistema productivo local. Los participante en el grupo no dudan en señalar que las dos actividades principales son la construcción y la hostelería. Se señala, asimismo, que las oportunidades de empleo son más reducidas para las mujeres, pues el mercado de trabajo en la construcción es exclusivamente masculino. En la hostelería la segmentación del mercado de trabajo se caracteriza por que los hombres son predominantemente camareros mientras que las mujeres trabajan en la cocina o limpiando. La situación del mercado de trabajo ha mejorado en los últimos años y la percepción de los participantes es que esta tendencia va continuar en el futuro. Se trata, no obstante, de empleos que requieren escasa cualificación profesional con salarios modestos y en muchos casos precarios o incluidos en la economía sumergida. Los participantes consideran que la población de Grazalema siente un mayor arraigo que otras poblaciones y prefieren, en mayor medida que sus vecinos, seguir viviendo en el pueblo. Nuestra experiencia y conocimiento del pueblo nos permiten afirmar que a pesar del desarrollo turístico muchos jóvenes siguen marchándose fuera, principalmente a la Costa del Sol malagueña, o a las aglomeraciones urbanas de Algeciras y de la Bahía de Cádiz, en busca de empleos mejor remunerados. La mejora de las comunicaciones permite, por otra parte, que estas personas trabajen durante la semana en tales lugares, viviendo en pisos compartidos con sus paisanos, y regresen los fines de semana para estar con sus familias. Una prueba de que el desarrollo turístico no genera una demanda tan grande de empleo es la inexistencia de trabajadores de fuera del pueblo. Finalmente la existencia de oportunidades de empleo en la construcción y la hostelería hace muchos jóvenes desistan de continuar sus estudios y comiencen a trabajar en ellos nada más terminar la enseñanza obligatoria. En la década de los ochenta, por ejemplo, la inexistencia de oportunidades inmediatas de empleo dentro del pueblo hacía muchos jóvenes optaran por prorrogar sus estudios, recibiendo para ello las correspondientes becas y ayudas públicas al estudio. En la actualidad, la posibilidad de obtener un empleo dentro del pueblo, junto con la percepción de que la enseñanza secundaria o universitaria no siempre mejora las oportunidades de empleo ni permite obtener mejores salarios, han modificado la situación.

“Sí pero claro, yo tengo una casa para alquilar y la limpio yo, que tengo tres, pues sí o yo soy muy mayor, pues llamo a aquella muchacha, o llamo a aquella, pero normalmente cada uno intenta limpiarse su casa para no gastarse más dinero, pero después una mujer en general si tiene muy pocas salidas de trabajo aquí, hay que irse fuera, aquí lo tenemos... aquí lo tenemos muy mal, muy mal las mujeres, aquí un hombre... sale, no quiere estudiar un niño de catorce años o dieciséis años, no quiere estudiar, de peón, albañilería, de camarero, pero las mujeres...”

“Pero solamente hay dos, dos cosas ¿no? solamente hay dos cosas: construcción u hostelería), pero eso, entre comillas, aunque no sea mucha salida, pero tiene su sueldo, la mujer aquí lo tiene más crudo, como no entre en una cocina o entre en un hotel que ya los hoteles están todos cogidos de limpiadoras, te las ves negra si no podemos trabajas ¿eh?...”

“Hombre, tenemos dos mil cuatrocientos, dos mil habitantes en el pueblo, aquí dos mil, cuatrocientos con Benamaoma, y hay casi quinientas personas trabajando en hostelería ¿eh? que el paro es bastante bajo aquí, lo que pasa es que también es verdad que las mujeres están en precario en comparación con los hombres, eso sí, es verdad.”

“Porque si no hay gente y no hay trabajo ya nos estamos yendo a Marbella o a vivir a otro sitio a trabajar, y eso sí que es malo...”

“Es que si aquí hay más trabajo, lo que hay es que trabajar más, porque en cuanto más fiestas más trabajo, yo estoy de acuerdo, pero alegría para todos nosotros que no nos tenemos que ir a otros sitios, que tú sabes que ha habido épocas que ha habido que irse, y de hecho hay mucha gente que no ha vuelto siquiera.”

“Tú te vas a un Marbella, te vas a un Málaga y hay mucha, mucha demanda de, de, de limpieza para las mujeres, aquí en el pueblo tú no encuentra, como tú no le trabajes a cuatro que tengan cuatro duros más...”

“Pero se ha arreglado bastante, yo recuerdo hace unos años...había muchísimas más paradas que ahora, muchísimas más, pero en los últimos años, se está arreglando un poquito la cosa”.

“Yo creo que va a seguir por ahora así, con más trabajo porque cada vez abren más hoteles y más restaurantes, más trabajo, entre comillas, para las mujeres, pero yo creo que va a seguir a un ritmo, más o menos, como hasta ahora.”

“De aquí se van a lo mejor, por decir, 15 personas a la costa y allí se quedan 5 nada más, de otro pueblo se van 15 y a lo mejor se quedan allí las 15, la gente que sale de aquí, le gusta volverse para su pueblo (varios participantes asienten), le gusta...”

“Prefieren ir y venir que quedarse en Marbella o en San Pedro.”

Pour citer cet article :

Francisco Campuzano, "Informe 2005-2 : Percepción de la figura del parque natural y de los cambios producidos por el desarrollo turístico del pueblo". Terrain et archive, 8 février 2008 [En ligne]
http://lodel.imageson.org/terrainarchive/document302.html
N'oubliez pas d'indiquer á la suite de cette référence la date de votre consultation de la ressource en ligne.